A la última invito yo, Don

Escribo estas líneas con profundo dolor, sí dolor. No me avergüenza reconocer que el Universo Mad Men me embaucó casi desde el inicio. Y ahora pasados unos minutos de su último capítulo, me siento un poco huérfano. Quizás sea exagerado porque la oferta de series nunca fue tan importante y de hecho sigo varias con auténtica dedicación, entusiasmo y crítica. Pero algo de especial muere hoy con el final de Mad Men.

Un final que por otro lado ha sido un tanto inesperado, no ha sido lo que nos habían vendido y a buen seguro que será criticado por unos y alabado por otros. De cualquier forma no estoy aquí para hablaros sobre esto, ya habrá tiempo en ulteriores entradas.

Mi objetivo es hoy hacer un repaso de esta serie, con dos objetivos principales: convencer a aquell@s que nunca vieron un episodio o que se desengancharon a lo largo de la serie y por otro lado, rendir homenaje a una serie que ha marcado una era, ha marcado tendencia incluso en la moda y por derecho propio se coloca en el Olimpo de las más grandes de la historia de la televisión, ahí queda eso. Continuar leyendo